Kenjutsu

En el año 2005, al alero del Centro Nacional de Artes Marciales KATSUJINKEN, comienza la práctica del Kenjutsu, creándose entonces la primera escuela de Kobudo (artes antiguas) en Chile.

KENJUTSU: Arte Marcial Japonés tradicional de Koryu budo (kobudo), cuyo objetivo es enseñar a combatir de manera eficiente con el sable japonés. En la mayoría de estos estilos no existen cinturones de colores para determinar el nivel de los practicantes. En lugar de los grados se entregan licencias o makimono.

Makimono: Un Makimono es un rollo de papel o seda usado tradicionalmente en Japón. En forma característica se lee de manera horizontal. Escrito con pintura o tinta con una bella caligrafía o dibujos.

Densho o Shoden: es un texto de transmisión que se escribe en el makimono y describe técnicas, katas o secretos del estilo al cual pertenece el pergamino también llamado Tora-no-maki lo que con frecuencia se describe como “pergamino del tigre” por su carácter de enrollarse como la cola de ese animal.El texto habitualmente representa un “catálogo” de las técnicas del estilo, en cuyo caso es denominado “mokuroku” que con frecuencia se asocia con el término” Densho o Shoden”, y significa que contiene las bases técnicas del estilo y representa los conocimientos requeridos para adquirir el grado correspondiente al nivel del makimono.

Entrenamiento

El entrenamiento de sable clásico o kenjutsu varía de acuerdo con el estilo en cuestión. En la mayor parte se fundamenta en katas (o formas preestablecidas). En algunos estilos, la práctica de los Katas se complementa con entrenamientos de combate utilizando armadura de protección. En los entrenamientos de formas o katas normalmente se utiliza una espada de madera semejante a la katana, llamada bokken o bokuto. Cada estilo de kenjutsu suele imponer medidas específicas de largo, ancho y curva para su bokuto. En el entrenamiento de combate, los dojos que lo hacen, utilizan alguna forma de protección para evitar graves lesiones. La mayor parte utiliza la misma armadura del kendo, llamada Bogu (armadura hecha de bambú, laca, cordones y revestimientos de tejidos) y shinai (sable de bambú). Varias artes marciales descienden del kenjutsu o han sufrido su influencias, tales como: el kendo, su versión moderna, que posee un mayor énfasis “deportivo”; el iaido, o el arte de desenvainar el sable. Cabe señalar que cada estilo tiene características propias al entrenamiento. En algunos estilos, como por ejemplo el Niten Ichi Ryu, existen técnicas específicas para la utilización de dos espadas, una en cada mano.

Los aspectos internos

El Kenjutsu es una disciplina física, espiritual y mental; para su práctica es necesario el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, más que fuerza física y vigor. La enseñanza más profunda del kenjutsu está basada en los aspectos valóricos que moldearon la cultura Samurái; el Bushido. Bushido (el camino del guerrero), es la esencia de la cultura Samurái; sus valores, Coraje, Lealtad, Sinceridad, Caballerosidad, Honor, Compasión, Sabiduría.

Formas de entrenamiento

Katas: Aprendiendo los antiguos katas, entrenados hace 600 años.

Kenjutsu Combate: Tal como entrenaban los antiguos Samuráis, vivenciando la lucha, protegidos con armadura (bogu) y con espada de bambú (shinai) o con dos espadas (shinai y kodachi). Iaijutsu: El arte de desenvainar la Katana.

Las espadas de metal cortan el aire. El suave sonido trae los secretos de vencer aún antes de desenvainar. Fundamentado en el pensamiento ZEN, la búsqueda de la perfección y del potencial interior.

El Samurái en el mundo de hoy

La esencia de la práctica samurái y sus valores, son traspasados en cada clase, y son internalizados en nuestro ser con el fin de convertirnos en modernos guerreros, capaces de enfrentar los constantes desafíos de la vida moderna. Cada día; en el colegio, la universidad, el empleo, el mundo profesional, el mundo corporativo, las emociones, la búsqueda del equilibrio y la felicidad; son constantes luchas y a veces tremendas guerras en las cuales, inevitablemente tendremos que participar. Por ello, el entrenamiento Samurái provocará en cada persona los cambios necesarios para enfrentar cada desafío que la vida nos imponga y así mismo vivir con intensidad aprovechando cada momento como si fuera el último.